¿Para qué sirve el mindfulness?

Son muchas las personas que ni siquiera durante sus días de descanso, como fines de semana o vacaciones, no logran dejar atrás el frenético ritmo de vida que llevan. No son capaces de aislarse de todo y del todo para bajar el ritmo y disfrutar al máximo del momento.

La verdad es que las personas hemos perdido la sabiduría del ser, estar y conectar. Tenemos demasiadas responsabilidades, tareas y compromisos y si tenemos un hueco libre, buscamos una actividad para ocuparlo, nunca lo destinamos a descansar. Y en los raros momentos que por fin logramos descansar, a menudo nuestra mente está centrada en preocupaciones o pensando en todo lo que podríamos o deberíamos estar haciendo.

Este síndrome de estar ocupados siempre tiene consecuencias como:

En definitiva, nos acaba provocando un gran nivel de estrés. Por suerte, el mindfulness es una practica que nos puede ayudar a paliar todos estos efectos.

Mindfulness se define como atención plena. Es una práctica preventiva a través de ejercicios mentales cuyo objetivo es fijar la atención en el momento presente para sentir las cosas tal y como están sucediendo, sin pretender ejercer ningún control sobre ellas.

Su origen está en el Budismo y ya, desde hace 30 años se ha integrado en la medicina y psicología occidental. Con la práctica del mindfulness se logra aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos consecuencia del estrés y por lo tanto, aumentar notablemente el bienestar general.

¿Qué beneficios tiene el mindfulness? 

Fuente: Formación Emocional

Accede

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *