Adicciones

Personas dependientes de internet, esclavizadas por el trabajo o el sexo, que no pueden compartir una reunión familiar sin encender un cigarrillo tras otro, tomar bebidas descontroladamente, adictos al juego, a los psicofármacos. La lista podría continuarse.
Según los expertos, las adicciones se alimentan de una sociedad que venera el consumo y la inmediatez, mientras debilita los vínculos y promueve elevar los estados emocionales incómodos, favoreciendo de ese modo la aparición de las más diversas adicciones.

Como asegura Carl Rogers, el hombre nace con una tendencia natural hacia el desarrollo de su potencialidad y no está en su esencia la interrupción de tal fuerza vital. Sin embargo, bajo ciertas circunstancias, pueden aparecer conductas que la misma cultura contemporánea proporciona, alejándolo de esa posibilidad y desequilibrándolo.

Zigmund Bauman, uno de los filósofos de la post modernidad, asegura que la sociedad actual, lo que él llama la “modernidad líquida”, presenta aspectos sumamente tóxicos, que predisponen al desarrollo de las adicciones. Entre tales características nocivas podrían mencionarse:

.La cultura de la imagen, una idolatría por la fachada.
.La cultura del consumísmo, estimulada por la publicidad y el marketing, que cada día genera nuevas necesidades y vuelve al hombre esclavo de sus propios deseos.
.La cultura de las soluciones rápidas, donde todo es posible y cabe el placer de gratificaciones urgentes y efímeras en desmedro de la autentica felicidad.

(Extracto de la sociedad fabrica de adicciones-AAC)

Acompañamiento en:

.Narcóticos (con interconsultas con grupo cristiano)
.Desordenes alimentarios (con interconsultas con nutrición)
.Tabaquismo.
.Alcoholismo.
.Juego.
.Adicción a las personas.